Recursos digitales

Recursos digitales

Los activos digitales son recursos intangibles, porque se basan en construcciones basadas en datos computacionales.

Estos datos, si se facilitan, tendrán un conjunto de características que los diferenciarán, como el formato en el que se apilan los datos, la forma en que se presentan o utilizan, entre otros factores.

Índice

    Características de los activos digitales

    Estos activos, además de tener ciertas características propias, también tienen un factor de participación que se da en todos los recursos intangibles:

    • No tienen forma física.
    • No se pueden sentir con los cinco sentidos al mismo tiempo.
    • Tiene que ser un producto que pueda utilizarse para obtener beneficios.

    Por otro lado, los activos digitales pueden tener las siguientes características:

    • Consiste en datos y, por lo tanto, es digital.
    • Solo un máximo de dos sentidos pueden participar directamente en su percepción: la vista y el oído.
    • Aunque es un activo intangible o no físico, se almacena físicamente.

    Por tanto, aunque las patentes son un activo intangible, no tienen por qué ser digitales. Otros casos son canciones, fotos, videos o documentos escaneados. En este caso, hablaremos de archivos digitales, lo que nos llevará a clasificarlos como activos digitales.

    Tipos de activos digitales

    Dependiendo de la empresa de servicios públicos y de cómo obtener el rendimiento de los activos digitales en cuestión, estos se pueden clasificar de la siguiente manera:

    • Activos a precio de mercado fijo: Se trata de activos que, al comercializarse, han establecido valor para el público en general.
    • Activos sin precio de mercado fijo: Por otro lado, en este caso, nos encontramos con activos que no tienen valor asignado y que pueden o no estar cotizando en el momento adecuado.
    • Activos con brechas tecnológicas: Este tipo de activos deben actualizarse constantemente para que no queden obsoletos y sigan siendo útiles en el futuro.
    • Activos sin brechas tecnológicas: Son activos que no necesitan actualización, ya que se consideran piezas únicas que no pueden actualizarse ni modificarse o, si se pudiera, de forma insignificante.

    En general, dentro de las dos dicotomías presentadas, generalmente se cubre la mayoría de los activos digitales.

    >

    Ejemplos de activos digitales

    Algunos ejemplos de activos digitales pueden ser:

    • Criptomoneda: Es este grupo de divisas el que existe digitalmente. Por lo general, tienen un rango de precios establecido y no requieren una actualización constante, con raras excepciones. Por lo tanto, no se ven afectados por brechas tecnológicas en el corto y mediano plazo.
    • Videojuegos: Este es un activo digital con un precio de mercado fijo y lagunas tecnológicas limitadas, porque los videojuegos no se actualizan para siempre, sino que terminan creando nuevos.
    • Fotos de la reunión familiar: Estos archivos digitales pueden ser un activo si obtiene el rendimiento de ellos. Un ejemplo es tener fotos de reuniones familiares de personas famosas y venderlas a revistas que estén dispuestas a comprarlas. Por lo tanto, no tienen una laguna tecnológica ni tienen un precio de mercado fijo.
    • Álbum del grupo de rock: La música se puede adquirir u obtener física o digitalmente. En cualquier dirección, terminas escuchando casi el mismo resultado, solo cambia la forma de almacenamiento y reproducción (lo mismo sucede en películas y series). Por lo tanto, pueden ser activos digitales a un precio fijo y casi no tienen brechas tecnológicas, aparte de los formatos admitidos.
    • Software de gestión económica: Estos programas informáticos generalmente tienen un precio fijo y corren el riesgo de constantes brechas tecnológicas, ya que deben satisfacer las constantes demandas de los usuarios.
    • Obra de arte digital: En este caso, nos referimos a los activos digitales que, como parte única y no repetible, tienen un valor inmutable y pueden oscilar con facilidad. Además, no hay problema con la brecha tecnológica porque, como característica única y artística, no es necesaria.

    Con estos ejemplos pudimos cubrir prácticamente todo el espectro de activos digitales que pudiéramos encontrar, aunque, como en todos los campos, este irá creciendo a medida que surjan nuevas tecnologías.

    5/5 - (1 voto)

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir